“Carne de caballo: un millonario negocio clandestino en Argentina”- (24/11/17)

Argentina es el principal exportador de carne equina del mundo, aunque en el país su consumo está restringido a un grupo muy minoritario. Pero ¿de dónde proviene la carne que se exporta? Si bien existen seis frigoríficos que concentran la venta de este commodity, no hay registros de la existencia de establecimientos de crianza de equinos para su faenamiento.

Según el Centro de Comercio Internacional (ITC, por sus siglas en inglés) agencia conjunta de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y las Naciones Unidas,  el año pasado Argentina facturó por esta actividad 51 millones de dólares, y es uno de los tres países, junto a Bélgica y Canadá que concentran el 50 por ciento del comercio internacional de esta carne. Hasta septiembre de 2017 Argentina lleva exportadas mas de 13 mil toneladas, lo que representa un 2,6 por ciento de las exportaciones de la industria bovina (que le vendió al mundo 497 mil toneladas de carne y derivados vacunos este año), según el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

La ley 24.525, impulsada por el ex presidente Carlos Menem y sancionada en 1995, declaró de interés general la producción y comercialización de carne equina, explicó a Agencia TAO Eduardo Barbero, Coordinador General de Auditoría en Sanidad y Fiscalización Animal de la Unidad de Auditoría Interna del Senasa (UAI), y aseguró que en el país se faenan 400 caballos por día para el consumo humano. Pero, ¿de dónde se obtienen los animales?

“Hay una gran población de equinos que están a cargo de los productores primarios, éstos pertenecen al sistema de caballos de andar, cuyos dueños los venden en aproximadamente 0,80 centavos de dólar por kilo a los yegüeros, y éstos los llevan a los acopiadores. Finalmente, los acopiadores venden los equinos a los frigoríficos en 4 o 5 dólares”, afirmó Barbero.

Pero no todos los caballos logran ingresar a los frigoríficos, ya sea por la falta de registro del equino o el fin de su vida útil. Barbero aseguró: “Sólo se exportan los que están registrados que se calculan son 200 mil”. Y agregó: “Hay controles estrictos sobre el acopiador y los frigoríficos, hay una inspección pre-faena y a los lesionados, lastimados o enfermos se les da otro destino, se los sacrifica”.

En la carnicerías chilenas que comercializan carne equina la tira de asado de un kilo cuesta 93 pesos argentinos. Infografía: Agencia TAO

Sin embargo, para algunos dueños de equinos y ONG protectoras de animales como Ayuda a Caballos Maltratados (ACMA), existe una manera ilegal de cubrir la demanda: el cuatrerismo o robo de caballos jóvenes. Paola Dubokovic, representante legal de ACMA contó al sitio Caballos y opinión que han participado de un operativo en el frigorífico Lamar en febrero de 2013 en el que se recuperaron cinco caballos robados en Luján que iban a ser faenados.

Sobre esto Barbero aclaró: “Los caballos que provienen del robo para el faenamiento son muy pocos, se estima que el 1%. Es difícil ingresar equinos robados a un frigorífico, ya que todos están bajo la órbita del Senasa, por lo cual se blanquea todo”. Y agregó: “El problema nace de la falta de inscripción del productor, hay 3 millones y medio de caballos que no están registrados porque no tienen documentación”.

Los frigoríficos que concentran este negocio en Argentina son: Lamar, en Mercedes, Buenos Aires; Equino Entre Ríos, en el Litoral; General Pico, en Córdoba; y Solemar, en Río Negro. Éstos exportan la carne de caballo a 10 dólares el kilo a las cadenas comerciales europeas, quienes las distribuyen a un precio de entre 16 y 20 euros, según Barbero.

Infografía y foto: MarisolCM

Video: Julieta Salomón

Informe: Estefanía Prieto

ACLARACIÓN: Este informe fue publicado originalmente en 2017, en el sitio Agencia TAO, como parte de la práctica pre profesional perteneciente a la materia “Taller Anual de la Orientación de Periodismo”, de la carrera de Comunicación Social, en la Universidad de Buenos Aires. Fue realizado en forma colectiva por los autores de cada una de las notas junto a una de las administradoras de este sitio (Marisol CM). Si bien los datos no están actualizados, desde Actualidad En Foco queríamos compartirlo para poner en escena una problemática silenciada que cobró impulso a partir de la aparición de 420 caballos maltratados y desnutridos en un campo en Ezeiza.

Dejá un comentario